APARTADOS:
Pórtico
Ubicación
Horario
Historia
Sacerdotes
Grupos

Cooperadoras de la familia

Arciprestazgo
Materiales
Revistilla
Varios
Enlaces
 
Parroquia de Nuestra Señora del Pilar de Campamento (Madrid)
Avisos técnicos:
 
>Para desplazarse por las páginas usar los botones de "Apartados".   
 
>Para volver al inicio de cada página, pulsar "Control+Inicio".
 
>Para descargar un archivo, pulsar el botón izquierdo del ratón sobre el enlace que lo abre, y elegir "Guardar como".
 
PASTORAL DE LA SALUD

 

 

 

 

Nos reunimos los MARTES después de la misa de las 11:00 horas
(Sala nº 2)
 

 

La Pastoral de la Salud es un servicio cristiano de la Iglesia al mundo de los enfermos, con el fin de ayudarles, desde la fe, esperanza y el amor, en la recuperación de la salud.

 

Un grupo de personas, más o menos constantes en la asistencia, nos venimos reuniendo en la Parroquia, desde el 14 de marzo de 1990, para ejercer esta labor, que siempre ha consistido en visitar en sus casas a enfermos o personas solas necesitadas de compañía. Intentamos con ello poner en práctica las palabras del Evangelio "...porque estuve enfermo, y me visitasteis." (Mt 25, 31-37)

 

Durante todos estos años, siempre hemos estado acompañados por un sacerdote que, en nuestro cometido, nos ha ayudado tanto espiritualmente como personalmente. Actualmente es D. Eduardo quien nos acompaña, y nos catequiza a través de diversos temas.

 

 

¿Qué hacemos?

 

En la reunión semanal tratamos el tema que corresponda para ese curso y hablamos de los enfermos que visitamos. En años anteriores hemos abordado diferentes temas como los Sacramentos y la Liturgia de las Horas, pero para este curso el tema es el Año de la Fe.

 

Lo más valioso que sentimos, después de tantos años como grupo (y de notar la gran ausencia de algunas compañeras ejemplares que hemos tenido), es la unión, amor y respeto que nos tenemos entre todos nosotros, y que estamos dispuestos a compartirlo con todas aquellas personas que quieran unirse a nosotros, sin que importe la edad; y, ya no es el trabajo que podamos realizar por nuestros años, y porque los tiempos han cambiado, sino por la gran fuerza que sentimos en nuestro interior al notarnos totalmente fortalecidos por CRISTO.